Origen

Descubrir aspectos de tu personalidad no es un proceso rápido y brusco, a menos que hayas sido sometido a una situación traumática, como la muerte de un ser querido al que estabas muy unido, una violación, un secuestro… En realidad, el autodescubrimiento es un viaje lento, largo y especialmente tortuoso.

Esto resulta muy cierto en el caso del vampirismo. Si alguna habéis pensado que, un buen día, me levanté de la cama y deseé desayunar sangre, estáis totalmente equivocados. Y esto es así con todos nosotros.

No siempre es fácil buscar un origen, ya que cada persona es un mundo de recuerdos y experiencias. Pero no es algo repentino. Me atrevería a decir que es algo inherente, de no ser porque sé que en mi caso no es así. Los primeros recuerdos claros que tengo de mi vida están relacionados de una manera u otra con la muerte y la sangre. Por ende, creo que eso ha influido hasta cierto punto en mi subconsciente.

Cada caso de vampirismo es especial. Como antes dije, cada persona es diferente. Por ello, cada experiencia es distinta. La mía parece sacada de cualquier obra de ficción, pero lo cierto es que no es así. Mi deseo fue tan lento y gradual que no me di cuenta plenamente de su existencia hasta que sentí auténtica desesperación por beber sangre humana.

Primero descubrí que la carne cruda me resultaba agradable. Incluso más que la carne cocinada. Después, me di cuenta de que las imágenes y los relatos en los que la sangre era la principal protagonista no me parecían impactantes ni desagradables. Tras eso, comprobé que lamer la sangre de las heridas que toda persona puede hacerse (caídas, cortes, etc…) no me producía ningún apuro. Me atrevo a decir que incluso me gusta. Y, por último, la vehemencia de querer beber de otra persona. En mi caso, hasta como componente erótico.

Con esto no pretendo confesar que sea una homicida ni nada parecido. Tengo muy claro que la vida es lo más importante. Sin vida no hay nada. Pero mi encrucijada particular me hace reflexionar demasiado en estos sentidos.

Anuncios

2 Respuestas a “Origen

  1. Tras leer tus dos entradas, me decido a comentarte.
    Me parece que, al igual que yo, prefieres que no se sepa realmente quien eres para que tus conocidos no te miren raro cuando dices exactamente lo que piensas -corrígeme si me equivoco-.
    Eso del vampirismo me parece tan alucinante… Siempre me gustó el tema de los vampiros.
    Espero que sigas escribiendo, para poder conocer así un poco más de ti.
    Un beso.

    • Cierto, esto es un seudónimo para no desvelar mi identidad real. No sé cuál sería la reacción de mis conocidos si descubren estas cosas, aunque creo que no será nada agradable.
      La gracia de este blog es mostrarme tal como soy, así que tendrás cosas nuevas siempre y cuando mi tiempo me lo permita. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s